Natalia Valdebenito: “nunca me la jugué por lo tradicional”

Natalia Valdebenito: “nunca me la jugué por lo tradicional”

Muchos recordarán a la Cata, ese personaje adolescente que junto a su amiga Isi entretenían las tardes de muchos con el programa Cabra Chica Gritona de Vía X, un recuerdo que se mantiene vivo hasta el día de hoy, dejando de lado al personaje para dar protagonismo a la mujer que eligió la comedia como camino, aquella que sin miedo enfrenta los escenarios y a la que el público aclama gritando su nombre, Natalia Valdebenito.

Por Camila Jara Mundaca

Son cerca de las 11:30 y el Café con Nata, programa de Súbela radio ya terminó, instancia que aprovechamos para poder comunicarnos con ella, la responsable de “Sin Miedo”.

Actriz, comediante y locutora radial, así podríamos resumir su carrera al día de hoy, en donde claramente la versatilidad y las ganas de aprender han nutrido su trayectoria de experiencias; desde Cabra Chica Gritona a la Pedagogía o desde el escenario del Festival de Viña del Mar a los teatros de todo el país con “Gritona” y “Sin Miedo”.

Quizás unas de las preguntas fundamentales para poder conocer más de tu carrera en la comedia es saber ¿Cómo llegaste a ella?

En la escuela de teatro salí con honores, pero en drama; me fue súper bien en comedia pero es porque soy buena actriz no más (risas).

Me iba súper bien en drama y nada hacía presagiar que esto pudiera ser, pero yo siempre tuve curiosidad por no hacer lo que hacían los demás, me parecía todo muy típico en el sentido de ir a la escuela de teatro y si tenías cuea pasabas a la teleserie y estando ahí hacías más o menos lo mismo, nunca fui a dar un casting y tampoco me la jugué mucho, lo digo con mucha humildad, pero nunca me la jugué por la teleserie, por lo tradicional.

En mi búsqueda di con Cabra Chica Gritona y me presente al casting, precisamente porque era en Vía X y eso me parecía interesante, era distinto, entonces fue ahí donde descubrí la comedia y más tarde complemente mi amor por la huea cuando descubrí el lenguaje del stand up en el Club de la Comedia.

Básicamente yo respiro esto, no hago comedia porque no me dejaron hacer drama, lo hago porque lo elegí y me encanta, siento que es un lenguaje maravilloso para transmitir ideas y termina siendo un puente entre la sociedad y las cosas que pasan.

Natalia egresó de la Escuela de Teatro Imagen, pero en su búsqueda por hacer cosas distintas se encontró con el Diplomado de Pedagogía Teatral impartido por la Universidad Católica de Chile, una herramienta que le permitió desempeñarse en un ámbito diferente a lo comúnmente esperado.

¿Qué te impulso a seguir estudiando?

Fue en la búsqueda de poder hacer lo que los demás no, de no seguir el conducto regular, en eso di con el diplomado de Pedagogía Teatral, que además era la primera vez que se impartía así que imagínate la de años que llevo en esto. Realice clases 3 años y se convirtió en una herramienta que llevo en mi.

¿Cómo fue tu experiencia en la docencia?

Maravillosa, yo aprendí muchísimo.
Escribía obras para mis alumnos según sus cualidades y capacidades, lo que hacía que todos estuviesen incluidos, porque habían unos que hablaban menos pero se movían bien y otros a los que les gustaba hablar y les daba más texto, pero en general en mi obsesión por la igualdad coordinaba para que todos tuvieran la misma participación y que nadie se sintiera desplazado; fue súper bonito y aprendí muchas que creo seguir aplicando.

En la carrera de Natalia, hemos podido apreciar el éxito que se asocia a su persona, desde las presentaciones con Hardcore, junto a José Miguel Villouta, Jani Dueñas y Paloma Salas, hasta su participación en el Festival de Viña del Mar, en donde no solo se llevó la ovación del “monstruo” sino que también todos los premios que el público puede entregar; triunfos que se han complementado con teatros llenos para poder ver sus shows de stand up, como lo fueron en su tiempo “Gritona” y “Sin Miedo”, en la actualidad.

¿En algún momento imaginaste o soñaste recibir tanto cariño del público?

No, porque no existía este lugar en la comedia, el lugar que tengo yo.
Me ha servido bastante el hecho de usar las nuevas plataformas, como la radio online, pero me parece absolutamente sorpresivo pero también creo que responde a las nuevas necesidades, antes el camino para las actrices era súper cerrado, o sea si no eras mijita rica (risas) no pasaba nada y la comedia abre otro espacio, uno de opinión, en donde se pueden ver tus cualidades y tu manejo sobre otros temas y a mí me gusta eso.

Me parece una sorpresa que la gente me prefiera ver, por ejemplo que vayan al teatro porque yo siempre creo que no se va a llenar, nunca pienso “ah la tengo”, ni cagando; tengo un respeto muy grande y creo que ni siquiera se lo podrían imaginar.

Parezco ser desfachatada y todo lo que querai, sin duda que hay algo de eso, pero para mí el público y el escenario son unas de las cosas más importantes en mi vida, entonces todo lo hago pensando como si fuera la primera vez como partir de cero. Nunca creo que ya tengo ganado un espacio, pese a que he trabajado caleta para eso.

Fotografía: Alejandro Araya, Revista Paula.

Siempre te has caracterizado por tener una opinión clara y directa frente a los problemas de la sociedad, en la política, genero e igualdad, temas que han trascendido a tus shows o en el día a día como lo fue en su tiempo Campo Minado y como lo es en la actualidad Café con Nata, en relación a esto ¿Qué te parecen los resultados electorales y cómo crees que esto puede influir en todo el trabajo que hay en torno a los derechos de la mujeres?

A mi modo de ver el resultado me parece nefasto, pero también respeto mucho la opinión de la gente, por eso tampoco quisiera pasar a llevar a quienes votaron por el candidato que a mí no me gusta. Yo creo firmemente que cada uno puede tener su opinión y en el valor de darla, por eso respeto mucho la opinión de mi propio pueblo.

Pero también creo que, talvez, perdimos un poco de conciencia en el sentido de que al votar no solo me tengo que acordar de lo que yo necesito, sino también de lo que necesitamos todos y de lo que necesita mi vecina, mi mamá, mis hermanos, mis compañeros de trabajo y los que viven en otra comuna en la que yo no vivo, entonces creo que hay un muy buen trabajo hecho por la sociedad, por esta sociedad que nos rige, que nos dijo que lo más importante era cuanto teníamos en el bolsillo, porque lamentablemente si tú aquí no tienes plata no vives, entonces bajo toda esa lógica, todo el mundo intentó salvarse.

Me parece que si puede llegar a ser un retroceso, yo tengo mucho temor, he pensado esta semana cuál es el sentimiento que tengo, como para retratarlo y la verdad lo que más tengo es temor, es temor porque siento que Piñera hizo un pacto, aunque parezca raro, hizo un pacto con el diablo, se comprometió con Kast y con los evangélicos a cambiar cosas que Chile entero agradeció en un momento, como la Ley de Aborto en 3 causales, que es súper restringida por lo demás, ni siquiera es una Ley de Aborto libre, entonces creo que él va a tener que responderle a esa gente si es totalmente honesto el compromiso que hizo con ellos. Tengo temor que estas personas le exijan hacer estos cambios.

Me da miedo que pongan, como decían el otro día, a Andrea Molina en el Ministerio de la Mujer, obvio que me preocupa, porque una mujer que dijo que había que preguntarle al feto, en el caso de aborto, o sea una mujer con esos argumentos me preocupa, entonces sí, lo que más tengo es temor, absolutamente.

Fotografía: Alejandro Araya, Revista Paula.

Muchas veces Concepción ha sido catalogada como una ciudad gris, quizás carente de sentido del humor, pero tú te has presentado en más de una ocasión en la ciudad, repitiendo el fenómeno del resto del país en lo que a teatros llenos se refiere, teniendo en cuenta esto ¿Somos un público gris?

Como público no son para nada gris, además tienen más experiencias en espectáculos  eso los hace ser más exigentes lo que me parece súper bien porque sin duda que Concepción es una plaza importante, entonces bajo ese punto es bacán porque la gente está acostumbrada a ver comedia, música, teatro, es un público conocedor.

No podría decir que son un público frío, al contrario siempre me han ido a ver al teatro o al casino cuando una vez me presente ahí, yo por lo menos he tenido la mejor experiencia en Conce, la verdad es que yo creo que disimulan todas sus cosas cuando entran al teatro y se dejan llevar.

Además a mí me gusta armar una fiesta, que la gente se vaya feliz, pensando, reflexionando y con alguna duda por supuesto y ojalá algo modificada. Pero lo que más me gusta es que se rían y yo trabajo duro para que eso suceda.

Este año estuvo lleno de sorpresas, tu llegada a Netflix y Spotify facilitaron el acceso a tus rutinas, tu trabajo, además estrenaste “Sin Miedo”, show con el que llegas a Concepción en Enero, después de todo esto ¿Qué podemos esperar para el 2018?

No tengo ninguna proyección, porque estoy en la maquina todavía en la mitad de mi año.

La primera mitad del 2017 escribí todo lo que se viene en Netflix, con el estreno de Marzo que es otro show, entonces tuve que estar preocupada de eso, además de producir y armar el “Sin Miedo” que es lo que van a poder ver en Enero; entonces la primera etapa de mi año fue distinta y en realidad yo no vivo muy acorde a los tiempos, Marzo para mi va a ser igual que Enero, sin mucha diferencia.

También debería sacar un libro que tengo que terminar y hacer una gira más extensa por Chile, porque en el verano alcanzaremos a presentarnos solo en algunos lugares, más que eso no sé.

Por otro lado sigo en la radio y tele para nada, no está en mis planes, me he corrido de todo eso y si no estoy en hartos lugares es porque yo lo he decidido; hay que tomar decisiones que a veces no te muestran tanto pero que para mí son más valiosas, como hacer una gira, o sea sería mucho más fácil ir a presentarse al Festival de Olmué con los aplausos y las entrevistas, pero después de eso que hací, nada po.

¿Qué se viene con “Sin Miedo”?

El espectáculo dura 2 horas, hay cambios de vestuario, están los personajes y ahora hay músicos en vivo, es un show más grande y hay que ponerle atención.

Empecé la temporada aquí, en Santiago, pero en el verano solo hare una fecha acá y después no hago más, lo demás es puro viajar, porque para mí es importante y tengo la necesidad de moverme y de compartir la obra en otros lugares.

De lunes a viernes te podemos escuchar en Café con Nata, tu programa en Súbela Radio, un espacio que ha dado la posibilidad de escuchar tu opinión sin dejar de lado la comedia, casi como un stand up inédito a diario, ¿Qué significa para ti este espacio?

Mi Café con Nata es mi espacio más querido, dentro del teatro por supuesto, ese programa es muchas cosas y creo que sin él no habrían ocurrido un montón de situaciones, sin ese training diario de 2 horas en que se improvisa la mayor parte del tiempo, es un trabajo duro pero de hormiga.

He recibido ofertas de otros lados pero no las acepto, porque me echarían altiro po (risas).

Camila Jara
[email protected]