Ignacio Socías: “Al final todo lo que uno hace es un poco por accidente”

Ignacio Socías: “Al final todo lo que uno hace es un poco por accidente”

Ignacio Socías: “Al final todo lo que uno hace es un poco por accidente”

 

¿Qué significa el año 2011 para ti?, mientras que para algunos este se asoció directamente a la revolución estudiantil, que tenía por objetivo poner fin al lucro y posicionar la gratuidad como un derecho fundamental en el sistema educacional del país, para otros este escenario impulso la toma de decisiones, aquellas que cambian el rumbo de tu vida, que se convierten en un riesgo y se contraponen a gran parte de lo que has construido. En 2011 alguien se arriesgó, dejo la idea de ser un abogado para formar un dantesco frente de comunicaciones en torno a la política y la sociedad chilena, agregando el ingrediente de la comedia que en la actualidad define a Ignacio Socías.

Por Camila Jara Mundaca

Ignacio comenzó su vida universitaria en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, carrera que comenzó a cuestionar en el periodo de la revolución estudiantil del 2011, lo que derivo finalmente en el destape de su faceta de comediante con “Abogados Fracasados” y su inminente migración a la Escuela de Periodismo, pero ¿Cuáles fueron los detalles de esta transición que terminaron por definirlo como comediante?

En el 2011 estaba estudiando derecho y no tenía tiempo para nada, estaba súper abstraído con la carrera y de pronto llego este paro maravilloso de como 6 meses, tiempo suficiente para poder replantear mi vida, entonces dije: “cresta, porque estoy estudiando algo que no me gusta”.

Esto también me permitió descubrir que en verdad podía hacer reír a mis amigos. Nunca fui el más chistoso, ni del colegio ni de ninguna parte en realidad, todo lo contrario era bien amargado, pero al menos pude entender que era lo que me gustaba; entonces tome un taller de Sergio Freire me di cuenta de que habían un montón de personas que vivían de esto y dije: “ni cagando quiero ser abogado”.

Todas estas situaciones coincidieron con que comencé a realizar videos para convocar a las marchas, yo estaba a favor de todo lo que estaba ocurriendo con el movimiento estudiantil y creía que había que apoyar la lucha pero era demasiado cobarde para tirar piedras, por eso apoye con los videos, pero no con esas típicas fomedades con canciones de Inti – illimani de fondo, yo quería que algo más divertido y eso detono en que se hicieran virales dentro del entorno de la U.

Sobre lo que mencionabas del movimiento estudiantil, ¿qué te parece la situación actual?

Creo que hay un retroceso y me da pena, porque finalmente se frenó por secretaria algo por lo cual se peleó por varios años; da la sensación de que estos mecanismos, medio perversos, le pueden ganar a la voluntad, sobre todo el TC (Tribunal Constitucional) que es un organismo tan raro.

Creo que estamos viviendo una época bien difícil, bien oscura.

El 30 de marzo de este año, Ignacio junto a Lucas Espinoza (Proyecto Lupa) y Rodrigo Vásquez (Altoyoyo) fueron catalogados como la generación de recambio del stand up comedy nacional, en la portada de la Revista Wikén de El Mercurio. En dicha entrevista Socías declaro: “Somos una nueva camada de la comedia que tomo una decisión irracional y funciono”, ¿qué implicancias tuvo en tu vida y entorno esa decisión?

Esa es una frase que me representa totalmente.

Si uno lo piensa en frio es algo completamente absurdo, pero lo pude hacer porque mi familia me apoyo, y en el fondo se dieron ciertas condiciones materiales que yo creo que no toda la gente tiene, soy un privilegiado en ese sentido.

Lo irracional es del punto de vista de la industria de la comedia, ahora la gente está hablando de eso, pero me acuerdo que cuando partimos no había mucho, con suerte estaba el Club de la Comedia y ya como que había terminado, entonces quedaba la sensación de que esto no daba más; además me salí de derecho en la Chile, en donde te decían todos los días que ibas a ser presidente y después me vi de comediante haciendo stand up en una panadería que abría como bar ilegal en las noches.

Ignacio ha destacado en los últimos años por su canal de YouTube Frente Fracasados, pero este es solo uno de los proyectos que forman su día a día; la comedia no solo la lleva al periodismo, si no que también la ha extrapolado a la actuación con la web serie Tiempos Mozos y Talentos Frustrados.

¿La editorial política de Frente Fracasados se relaciona con un gusto personal o como una respuesta a la forma de comunicar de los medios establecidos?

Nunca fue tan pensado, somos considerablemente más tontos para no habernos dado cuenta de lo que estábamos haciendo en ese momento y creo que también eso es parte de que la autoconciencia muchas veces conlleva a la fomedad, por eso es que tomamos tanto lo humanos para pasarlo bien, hay que olvidarse de que uno existe y de que uno es uno de repente.

Frente Fracasados es la consecuencia de estos videos que hacíamos entre los amigos, antes se llamaba Abogados Fracasados, pero en 2015 le cambiamos el nombre y estrenamos con un cacerolazo en Vitacura. Frente Fracasados – Cacerolazo Facho

Con el Frente se dio la dinámica de ir a buscar estas situaciones, las que nos interesaba cubrir y que los medios lo hacían, pero de otra forma. En general nuestra pauta es muy parecida a la de los medios, solo que tratamos de mostrar el lado más verdadero, como lo que paso con el lanzamiento del movimiento Acción Republicana de Kast, en donde el objetivo era captar la verdadera versión de sus seguidores.

En relación a la última entrega de Frente Fracasados, ¿Qué fue lo que más te impresiono de la atmósfera que rodea a Kast?

Lo que me llama la atención es lo que opinan de verdad, porque una cosa es lo que dice Kast con una versión moderada de su mismo grupo, pero lo que opinan sus seguidores es mucho más intenso, hay opiniones negacionistas de la dictadura y en contra de los inmigrantes; pero en general la tendencia es a un fanático de ultra derecha que esta barnizado por este movimiento ciudadano que en el fondo es una versión más digerible.

Lo que están diciendo ahí es mucho más extremo y es bueno dejar de negar que ellos existen o que son sólo bots de internet. (Fanáticos de Extrema Derecha – Frente Fracasados)

Pasando a la web serie Tiempos Mozos, en donde eres uno de los guionistas junto a Lucas Espinoza, se han emitido a la fecha 3 capítulos de un total de 6 en los cuales se han diversificado temas que tienen una bajada a la realidad, generando empatía con el público que finalmente puede tener una montaña rusa de emociones, partiendo desde la comedia hasta llegar a puntos dramáticos, ¿Qué nos puedes comentar acerca de esto?

Todo esto nace de que me llevo con Lucas, trabajamos juntos y tenemos una productora (Pista B) junto a Lucas Engel, que es un productor de cine muy bueno y con ellos hemos hecho una especie de triada.

La cuestión es que Tiempos Mozos se trata de esta especie de nostalgia que tienen las personas de su juventud y de lo bonita que fue, pero que si uno la mira detenidamente… no lo es. Se vuelven tiempos mozos en el momento en que uno envejece, porque en su momento solo fueron tiempos.

A mí también me pasa, recuerdo mi época universitaria con mucho romanticismo, pero la verdad es que fue bien normal y creo que eso igual es bonito resignificar esos recuerdos y decir: “esos fueron mis tiempos mozos”.

Tiempos Mozos es básicamente una mezcla de chistes, traumas y actores famosos de verdad, no como nosotros.

Y Socías de Tiempos Mozos con Socías de la vida real, ¿en que se cruzan?

Yo creo que la ficción de uno mismo siempre es ficción igual, es lo que uno piensa que sería chistoso pero que finalmente uno no es eso. Para escribir ciertos personajes, de cierta forma no tienen que serlo.

Yo creo que más que nada hubo flojera de ponerle otros nombres, porque nos confundíamos, la realidad es esa, no hay más propuesta artística que esa.

Ahora pasemos a lo que son los nuevos proyectos, uno de esos es Talentos Frustrados, que tiene como guionista a Rodrigo Vásquez, ¿Qué nos puedes adelantar?

En Talentos Frustrados soy un carabinero bisexual que tiene un fetiche con detener gente y tener aberturas con ellos y su esposa. Se me dio bien natural, no sé si por la parte de carabinero o de bisexual, pero se me dio (risas).

Si bien Ignacio tiene los proyectos suficientes como para llenar su agenda, hay uno en especial que forma gran parte de su día a día, y es que ya son 6 meses consecutivos en los que lleva presentando el show “Me ha ido bien” y estamos completamente de acuerdo con la frase que denomina a su stand up, el que demuestra la evolución que ha tenido su humor con los años, en donde se cierran las puertas al facilismo y se abre la invitación a entender el humor que se funda en la cotidianidad de nuestra sociedad.

Ya son 6 meses de show, no solo en Santiago sino que también en regiones, ¿esperabas ese nivel de recepción?

Todo comenzó porque yo quería hacer un show solo y no quería que se viera tan vacío si es que no iba nadie, esa es la verdad. Al final todo lo que uno hace es un poco por accidente.

Arrendamos un teatro pequeño y dije: “ya, hagamos todos los viernes de aquí a fin de año, y en el peor de los casos si el teatro hace 60 personas y van 20, no se nota tanto”, esa era mi propuesta.

Y sabí que se han llenado prácticamente todos los shows desde noviembre. De verdad es una locura, porque partió como una forma de ponerme el parche antes de la herida, entonces estoy sorprendido la verdad, pero súper feliz.

 

Camila Jara
[email protected]